Pasar al contenido principal

Sonrían, estamos en Rusia 2018

Noche histórica, noche que jamás se olvidará, que pasará al recuerdo como la más bella del fútbol panameño. Valió la pena toda la espera. Aquel momento no tiene palabras para ser descrito. 

Y es que no podía ser de otra forma. El sufrimiento fue parte del paquete. El reloj marcaba 88 minutos, Panamá estaba fuera del Mundial, pero un balón largo fue peinado por Luis Tejada y cuando se pensaba que el esférico superaba a todos, apareció Román Torres como un fantasma, ganó a los defensas y con un potente disparo de pierna derecha hizo el gol más importante de la historia de nuestro fútbol. A cobrar. Ganamos 2-1 a Costa Rica. ¡Sabe mejor aún!
Anoche hubo llanto, gritos desgarradores y corazones desbordados, pero todo fue debido a la emoción. Panamá clasificó de forma directa a la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Como lo dijimos: la relación rota de jugadores y cuerpo técnico contra la prensa estuvo en tregua y todos celebraron juntos.
Como pasó durante las últimas tres fechas de esta Hexagonal de Concacaf, los planetas se volvieron a alinear para que la Roja chifeara el repechaje y se hiciera del tercer puesto de la tabla de posiciones de la fase final de la Eliminatoria.

El partido
Nos tocó remar en contra de la corriente. Desde el minuto uno no se jugó bien. Los ticos, respaldados por una gran afición, se sentían más cómodos que nunca y así llegó la apertura en el marcador a través de Johan Venegas, quien ganó en velocidad a toda la zaga panameña y picó el balón ante la salida desesperada de Jaime Penedo. Silencio sepulcral en el Rommel Fernández al minuto 36, y tocaba la de siempre: volver a remar contra corriente.

Sin embargo, como ya es costumbre, fue aquí cuando Panamá se acomodó y comenzó a jugar mejor, poco a poco comenzó a ganar terreno; sin embargo, Penedo tuvo que salvar una que otra y permitió llegar al medio tiempo con la mínima desventaja.

Para el complemento, el equipo salió con todo en busca del empate. Alberto Quintero pedía el balón y empujaba desde el mediocampo y la entrada de Tejada por Edgar Bárcenas le daba más volumen en ataque por el medio, con lo que se consiguió llevar más peligro al área del rival.

Gol fantasma
El empate llegó al minuto 53 tras un tiro de esquina; el balón cayó en la 16 con 50, se escurrió entre las piernas de Gabriel Torres y se fue lentamente hacia el arco tico, fue entonces cuando Blas Pérez se tiró de pecho para tratar de empujarla, pero el balón jugueteó en la raya. El árbitro del partido, el guatemalteco Walter López, asistido por su auxiliar decretó el gol ante el reclamo de los ticos, que aseguraban que el tanto no era válido.

“Yo me tiré de cabeza, no sé si la pelota entró; solo vi que el árbitro corrió hacia la mitad de la cancha”, decía Pérez tras el encuentro.
 La diana se la apuntaron a Gaby Torres, quien poco había hecho antes de esta acción.

Con el empate, el elenco istmeño siguió buscando, pero los ticos se defendían bien y buscaban hacer daño en la contra, pero en los mano a mano que conseguía la zaga nacional respondía de la mejor manera.

El sufrimiento seguía acosando a los nuestros, que con el triunfo de Honduras sobre México veían cómo el sueño se les escapaba de las manos. Hasta que apareció “el Mazinger” para hacer la heroica. La celebración del gol fue interminable y consumió hasta los tres minutos de reposición que dio el chapín López.

Alegría a flor de piel

“Estoy feliz y contento con toda mi gente. Ustedes fueron testigos, ustedes lo vieron”, repetía Román después de escuchar el pitazo final, antes de romper en llanto.

Sobre el gol, el ayer capitán del equipo solo pudo decir: “Quedará en la historia...”.

“Gavilán” Gómez, por su parte, agradeció al Todopoderoso. “Dios es grande y la honra siempre será para Él”.

“Hoy se cumplió el sueño, despertamos en esta realidad”, agregó el mediocampista, quien dedicó la proeza a sus padres, que lo vigilan desde el más allá.

“Se lo dedico a mi papá y a mi mamá que siempre quisieron verme en un mundial. Sé que desde arriba están muy orgullosos. Esto es para todos los panameños, espero que esto nos una y que esta alegría que hoy (ayer) nos embarga sea el principio de muchas cosas buenas en el deporte de nuestro país”, añadió el jugador de 33 años, para luego estallar en llanto.

Milagro en el caribe

La sorpresa de la noche la dio Trinidad y Tobago que, contra todo pronóstico, venció a Estados Unidos 2-1, resultado que dejó a los gringos eliminados de la cita rusa.

El triunfo caribeño, conseguido en el  Ato Boldon Stadium de Couva, San Fernando, se gestó gracias a un autogol de Omar González a los 17 minutos y al tanto de Alvin Jones a los 37. El equipo de las barras y las estrellas, por su parte, descontó a través de Christian Pulisic.

Honduras se mete en repechaje
En el otro partido de la jornada en Concacaf, Honduras consiguió el boleto al repechaje internacional, que disputará con Australia, tras vencer como local 3-2 a México, en partido jugado en San Pedro Sula.

Los mexicanos abrieron el marcador con Oribe Peralta (17), pero Alberth Elis (34) empató. Los aztecas volvieron a adelantarse con Carlos Vela a los 39, pero en el segundo tiempo Guillermo Ochoa metió un gol en su propio arco (59) y Romel Quioto sentenció el encuentro a los 60.

Por: Víctor Bárcenas 

Fotos: Agústín Herrera y Román Dibulet