Pasar al contenido principal
logo_md
Japón

¡WAO! Princesa de Japón renuncia a su título para casarse con un 'plebeyo'

19 Mayo 2017
Princesa de Japón.

Una princesa de Japón tomó la decisión de abandonar sus privilegios como parte de la familia real a cambio de contraer matrimonio con un plebeyo que trabaja en la industria turística.

La princesa Mako, de 25 años de edad, es la nieta del emperador Akihito. Su prometido se llama Kei Komuro, a quien conoció hace cinco años en un restaurante, mientras los dos estudiaban en la Universidad Internacional Cristiana de Tokio. Kei Komuro se dedica hoy a la promoción del turismo en las playas de Shonan.

A diferencia de las monarquías europeas, en las que cualquier hombre puede adquirir un título nobiliario al casarse con un miembro femenino de la nobleza, en Japón ocurre lo contrario. Una vez que Mako se case con Komuro, la tradición dicta que debe abandonar sus privilegios como miembro de la familia real, al igual que su título imperial.

 

También Puede Leer: JUEGO MORTAL. Joven recibe un tiro en la frente en Juan Díaz

La familia real en Japón conserva su privacidad de manera estricta, por lo que muy poco se sabe sobre la vida de Mako. Un dato relevante que sí es del conocimiento público es que la princesa fue la primera integrante de la familia imperial en ingresar a una universidad. Su hermana menor, la princesa Kako, hoy sigue su ejemplo en el mismo instituto académico.

En la actualidad, Mako trabaja como investigadora en el museo universitario de la Universidad de Tokio mientras concluye su doctorado.

De acuerdo a medios locales, la princesa ya recibió la aprobación de sus padres para la boda. Sin embargo, una boda real en Japón es un asunto sofisticado y tardío, precedido por varios rituales que deben atenerse a los lineamientos establecidos por tradiciones niponas.

 

También Puede Leer: Filipinas impone rigurosa ley antitabaco 

Hace un año el emperador Akihito generó un debate en los medios japoneses. A sus 83 años de edad, el emperador expresó su deseo de abdicar del trono.

 Ningún emperador ha renunciado a su título en más de 200 años.

 

AFP