Pasar al contenido principal
Stephanie Land luchó por su sueño, limpiando inodoros hasta cumplirlo.
18 Febrero 2019
Estados Unidos

De limpiar inodoros a ser una exitosa escritora

Stephanie Land luchó por su sueño, ser escritora. Y lo consiguió. Pero, no solo logró publicar su libro, su obra, 'Maid: Hard Work, Low Pay, and Mother’s Will to Survive' (en español, 'La sirvienta: Trabajo duro, mal pagado y la voluntad de mamá de sobrevivir') es todo un éxito.


 NOTA RELACIONADA:  La afamada tienda de calzados Payless anuncia cierres en Estados Unidos


Madre soltera, embarazada por segunda vez, sin dinero y sin el apoyo de su familia. Esa era la situación de la escritora Stephanie Land a sus 28 años, a punto de graduarse en la universidad.


A pesar de la dificultad económica, Stephanie decidió escribir. Y, precisamente, esto, pero también sus memorias del anterior trabajo la han llevado a hacer de su libro 'Maid: Hard Work, Low Pay, and Mother’s Will to Survive' (en español, 'La sirvienta: Trabajo duro, mal pagado y la voluntad de mamá de sobrevivir') un superventas, según CNN.

 


Tal y como narra en el libro, a punto de cumplir los treinta, vivía en un refugio con la que era entonces su única hija. La había tenido a los 28 años y su familia no la había apoyado, así que tuvo que dedicarse a limpiar, el único trabajo que pudo encontrar sin un título universitario en la pequeña ciudada donde vivía cerca de Seattle, Estados Unidos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Se agota fondo para víctimas de los ataques del 11-S en las Torres Gemelas


Land compaginó estudios y trabajo y, además, se inscribió en un programa de escritura creativa de la Universidad de Montana.


El primer éxito de su carrera lo logró siendo becaria. Un ensayo en Vox que versaba sobre todas las pastillas que encontró cuando limpiaba se volvió viral y varios medios se hicieron eco de ello.



No obstante, no fue hasta 2016 cuando logró un contrato de publicación y consiguió que le diesen un anticipo por su libro. En ese entonces, respiró y comenzó a vivir de forma más desahogada.


De hecho, revela que pudo al fin ver a un quiropráctico para que la tratase de escoliosis, que había empeorado a lo largo de los años por frotar las manchas de las alfombras de las casas que limpiaba.

TE RECOMENDAMOS:   Impactantes testimonios de sacerdotes católicos que revelaron su homosexualidad


De esta y otras dificultades trata la obra que describe lo que supone trabajar como limpiadora, criar a una niña, cumplir con los requisitos de trabajo de los programas de asistencia del Gobierno e ir a clase.

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.