Pasar al contenido principal
Miranda. En el 2014 como ahora se postula como independiente.
18 Febrero 2019

'La gente tiene miedo’. Independiente busca romper el clientelismo en Capira

Giovanni Miranda, 44 años, ingeniero en sistemas y productor agropecuario, protagoniza uno de los duelos políticos más interesantes de las elecciones de mayo. 

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡Mira tú! Katleen Levy se queja con magistrados por campaña de no reelección


Sin estructura partidaria, sin la fuerza de una entidad oficial tras sus espaldas, y con pocos recursos, intentará disputarle la curul del circuito 8-2 (Capira) a la presidenta de la Asamblea Nacional y secretaria general de Cambio Democrático (CD), Yanibel Ábrego.


¿Cómo surge su candidatura?
“Inicié esto por allá por el año 2000 con un grupo de amigos. Visitamos dos o tres veces al año diferentes lugares en la montaña. Pero nunca pensamos esto como un trampolín político. Fue en el 2012 que un grupo de personas viendo que no había liderazgos emergentes y no había candidaturas potables, me preguntaron si me atrevía a hacer algo. Siempre he estado en contra de la administración de los partidos políticos.  Hice mi primera campaña política en el 2014, independiente.  Aprendí muchísimo, recorrí el distrito tanto como los recursos me lo permitieron”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Tienen miedo. Mandan a quitar valla de 'no a la reelección' en Capira


Ganó Yanibel Ábrego
“Por supuesto, De hecho, todos nosotros juntos no hicimos los votos que ella sacó solita. Era algo totalmemte desproporcionado porque recordemos que estábamos en una campaña donde el que mandaba era el presidente (Ricardo) Martinelli y había muchísimos recursos. La verdad es que la gente estaba por otra cosa. Desde el 2009, hablando de la administración de ella, se ha hecho una cadena de acciones orientadas al clientelismo”.

¿Cómo funciona la cadena?
“La base de la estructura política que ellos tienen la llevan los representantes de corregimiento. Ellos manejan un presupuesto que desconocemos, porque no hacen rendición de cuentas. Y ellos a su propia discreción deciden selectivamente entregar. Van a las comunidades y dicen: ‘si no están inscritos y no se inscriben para mí, no les doy’. Ellos selectivamente entregan materiales de construcción, dan apoyo para ligas deportivas, pero solamente a aquellas personas que están con ellos o les dan algún beneficio.  Las comunidades como tal quedan desatendidas  (...)”.


¿Quién entrega esos materiales?
“Llega a las juntas comunales. Se acopian ahí y luego salen en diferentes carros hacia casas particulares. O le dicen a la gente: ‘Ve y búscala tú’ y con una lista le dicen a la gente ‘te toca esto, esto y esto’. Así funciona. Han hecho las cosas de tal manera que en algunas ocasiones acopian los materiales en algún lugar y ellos piensan que por algún tipo de supervisión no los entregan en el día sino en la noche”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Presidenta de la AN, Yanibel Ábrego, continúa sin publicar la planilla 080 


¿Se comprobó que es así?
“Es así. La propia gente me lo dice. Mire hasta dónde llega esto que yo no puedo hacer reuniones de personas en lugares abiertos. La gente no se atreve a congregarse. Porque si los ven sentados en una reunión mía, les toman fotos y le dicen: ‘mira donde estaba él’. Tengo que hacer visita en las residencias de la personas para poder conversar con ellos. Todo de manera oculta”.  


¿Cómo impactan estas prácticas en la comunidad?
“Hay millones de dólares que han pasado a las juntas comunales de los corregimientos de Capira. ¿Dónde  está la plata? No se ve. No existe. Eso es realmente lo más peligroso porque nosotros estamos hablando de desarrollo de comunidades enteras. Capira no ha tenido el desarrollo que tiene La Chorrera, Arraiján, Chame, San Carlos. No tenemos nada. Los edificios nuevos que tiene Capira se los debemos a la comunidad asiática. Hay un negociado tremendo en muchas cosas allá y la gente tiene miedo. No es la política tradicional de otro lugares. En Capira, la gente tiene miedo”. 


¿Qué lo hace distinto a usted?
“Basar la campaña política en lo que la gente nunca ha tenido. No son materiales. No es comida. Jamón de Navidad, la gente se merece más que eso. Es hacer docencia para que las personas entiendan, primero, la importancia del voto. Y segundo, para que conozcan todo lo que pueden obtener a través de los fondos públicos: de la descentralización, de la recaudación de impuestos, y los beneficios que les pueden dar las leyes. Alguna ley que esté destinada al distrito de Capira que pueda traer el desarrollo pleno. Yo no aspiro a hacer calles. Quiero respetar la función de nuestros gobiernos locales”. 

TAMBIÉN PUEDES LEER: Diputada ya no esconde su amor. Yanibel está flechada por colega del PRD 


¿Es este es el momento de los independientes?
“Creo que sí lo es. Si ganamos las elecciones, nos toca abrir la trocha. Hacer un buen trabajo, para que en el 2024 tengamos más ciudadanos empoderados con estas figuras que desean aspirar a cargos públicos. Si lo hacemos mal, cerramos las puertas para siempre”.


¿Cuánto cuesta una campaña en Capira para diputado?
“Involucra tener representantes de mesa. Superamos las 100 mesas distribuidas en todo el distrito. Tenemos que tener personal dentro y fuera de la escuela. Tenemos que tener un equipo de campaña que tiene que ver con estrategia política, con financiamiento, con logística, movilización con carros modificados por las montañas, caminos de difícil acceso. Yo no quisiera plantear el panorama como que Capira todo es montaña, porque lo cierto es que la mitad del distrito sí está en área urbana. Pero ese grupo de personas está cohibido por la acción de los representantes que están ahí: que dicen, ‘tienen que hacer esto, sino no te doy esto’, o ‘puedes perder tu empleo’. Sería interesante investigar qué tanto ha crecido la planilla de la Asamblea de residentes de Capira desde que Yanibel Ábrego es presidenta. Y muchas instituciones también. Y no estoy en contra de que la gente trabaje, pero pienso que se ha manipulado la necesidad de ciertas personas con fines políticos para al menos poder mantenerse y eso no está bien”.


¿En cuáles instituciones?
“En el MIDA, el Idaan, Meduca”.

¿En el circuito?
“Así es”.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Regresa el Festival de la Naranja en Natá


¿Quién lo financia a usted?
“Fondos propios, amistades que han creído en mí, algunas organizaciones que han visto en mi candidatura la posibilidad de llegar y me están respaldando. Creo que si hacemos las cosas bien, podemos llegar. Muchos diputados a nivel nacional han hecho creerle a la gente que ser candidato es algo inalcanzable, porque te puede costar medio millón de dólares o más, pero cuándo haces la matemática dices: ¿cómo te gastas tanta plata si tú nada más vas a cobrar esto? Eso nunca lo dicen. Esas campañas cuestan mucho dinero porque estamos hablando de distritos puramente clientelares”.

En Capira
Un ciudadano debe recolectar mínimo 
478 firmas para correr.
Miranda 
consiguió 3 mil 55 firmas.  
El distrito tiene  13 corregimientos, de los cuales  seis están en área montañosa.
 Ha pasado de 25 mil electores, a 33 mil en cinco años.
 

Nota: Eliana Morales 

Especial para Mi Diario 

 

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.