Pasar al contenido principal
IMPUTADOS. “Chungo”, “Chino” y “Eric” están detenidos en la Gran Joya.

FUERON CUATRO SALVAJES. La cabeza y manos de Migdonia nunca aparecieron

Fue uno de los feminicidios  más  atroces del 2017  hacia una humilde y trabajadora mujer.

 
Mañana se cumplen ocho meses de que Migdonia Sanjur, de 38 años fue  encontrada decapitada y  cercenadas sus manos  bajo el puente del río  Arraijancito, en Burunga, distrito de Arraiján.


Por este caso ya hay tres detenidos, “Chungo”, de 28 años de edad; “Chino”, de 24 años;  y “Eric”, de 34 años, y un adolescente a quienes les formularon cargos por los  delitos de feminicidio, contra la libertad e integridad personal (violación) y contra el patrimonio económico (robo).

TAMBIÉN PUEDES LEER: CON MUCHA MALDAD MATÓ A MICHELLE.'El Caníbal' no ha dicho dónde ocultó su cabeza 


El término de seis meses que tenía el Ministerio Público para la investigación ya se venció y ahora viene la etapa intermedia, donde se discutirán los elementos para que se convierta en pruebas que serían debatidas en un juicio. Hasta el momento no hay fecha de la misma.


 Una fuente  vinculada a las investigaciones indicó que la cabeza y manos de Migdonia nunca aparecieron, ya que los imputados supuestamente las calcinaron y esparcieron las cenizas. Las autoridades tampoco pudieron ubicar el arma utilizada, ya que la botaron.

TAMBIÉN PUEDES LEER:  MUERTE POR RESOLVER. Femicidio de Migdonia se aclaró, pero falta caso de Otoque


Se conoció también que la mujer fue asesinada dentro del bus coaster de la ruta Los Andes-Torrijos Carter del que  “Chungo” era el conductor.  Ahí  la víctima fue violada. 
Entre los imputados  algunos están como autores y otros  como cómplices.

TAMBIÉN PUEDES LEER: MONSTRUO. PLANEABA PICARLA. La niña asesinada tenía múltiples puñaladas

Datos
 El resultado de la necropsia determinó que fue mutilada y decapitada después de su muerte.
Migdonia tenía tres hijos de 20, 11 y 8 años.
Su hija mayor fue la que reconoció a su mamá por los lunares en los dedos de los pies. 

Nota: Jairo Cornejo 

Facebook comments